Month: October 2019

Keto Cheeseburger Casserole

Keto Cheeseburger Casserole

Cazuela de hamburguesa con queso Ingredientes: 1.6 libras de carne de res, molida (Maverick Ranch) Alimentado con pasto 15% rotundo, 4 oz = 112 g 6 porciones 1 huevo – gigantesco, reciente 3/4 taza de crema, crema batida pesada Land O Lakes 4 onzas Heinz, una salsa de tomate de tomate baja en carbohidratos, 1…

Batido Keto Creamsicle

Batido Keto Creamsicle

Bebida deliciosa sin azúcar para la merienda Ingredientes: 2 cucharadas de aceite de coco 1 huevo inmenso, contemporáneo, total, crudo 2 cucharadas de crema batida pesada .5 cucharaditas de extracto de vainilla 5 bombas de jarabe sin azúcar Torani – naranja (1 bomba = 1/2 tbs) 1 taza de agua 1/2 taza de hielo Instrucciones:…

GARBANZOS CON CALABAZA

– Poner un vaso de garbanzos la noche anterior en agua caliente con sal. – Al día siguiente, escurrirlos y ponerlos en la olla exprés con un trozo de alga kombu y agua caliente que los cubra (2 dedos). Desespumar cuando toda la espuma se acumule en el centro, dos veces. Tapar la olla y dejar cocer 45´ a fuego lento. – Mientras, sofreír 1 cebolla cortada en juliana, con ½ cta. de comino y 1 trozo de calabaza a dados, dejar cocer unos10´, tapado. – Abrir la olla, echar el sofrito dentro y dejar cocer todo junto 10´ con un chorrito de salsa de soja (opcional) y unos champiñones o setas picados.

#333: Halloween: Crema de Calabaza y Tomate

La receta ideal para estos días de lluvia, de temporada de otoño, de colores vibrantes….de días de descanso. Las sopas son ese plato deseado por todos cuando tenemos frío, cuando las hojas comienzan a caer de sus árboles. Ese plato que dejamos comer frente a una fogata o simplemente viendo nuestra serie favorita y que mejor que acompañados de esa única compañía especial. O por qué no con nuestros papás y abuelitos viendo el álbum de fotos de la familia?, son tantos los motivos para cocinar rico, especial y con amor.La receta de hoy es esta que me encanta, con el ingrediente que mejor representa el otoño y listos para recibir las vacaciones esperando que llegue noviembre, para dar paso a un sin fin de motivos para las reuniones. Tan cierto es que la comida nos une, siempre decimos “hagamos una cena”…y ahora tu puedes decir: “Yo, llevo la sopa”. Esta receta tiene un sabor muy especial, por un lado la calabaza mantequilla o cacahuete tiene un sabor un poco dulce que suaviza el paladar en complemento con la mantequilla, pero por otro lado rompemos ese sabor gracias a la acidez y frescura que aporta el tomate. Son dos sabores muy distintos que juntándoles hacen una mezcla muy interesante, son sabores muy diferentes pero cada uno aporta y complementa los sabores en esta preparación. También vamos a preparar una crema de remolacha con calabaza, pronto te la voy a compartir. Mientras tanto tienes hoy una más para la colección de recetas originales, para que disfrutes de tu cocina sabiendo que estás alimentándote con ingredientes de buena calidad.Que la disfrutes!!Ingredientes1 litro de caldo de pollo (limpio sin grasa)1 calabaza cacahuete4 tomates ciruela1 vaso de crema de leche (espesa)1 barra de mantequilla1 ramo de cilantroAjosOrégano frescoSal y pimientaProcedimientoCalienta el caldo de pollo. reserva. Pela la calabaza, pártela por la mitad y retira la parte fibrosa y las semillas. Córtala en trozos y cocina en agua con sal, el cilantro amarrado con cordel,agrega 4 ajos para que tome sabor. Cuando esté blanda cuela, retira el cilantro y reserva.Pica finamente la cebolla y 2 dientes de ajo, saltea. Corta los tomates en trozos y agrega al sofrito, salpimienta y cocina hasta que los tomates estén blandos. Junto con el caldo y la calabaza licúa hasta formar una crema, sedosa y sin tropezones. Lleva al fuego y deja que romperá el hervor.Tempera la crema en una porción de la sopa para igualar las temperaturas y que este lácteo no se te corte ( si ves grumos, se te cortó). Ahora si, mezcla ambos y agrega la mantequilla en trozos (muy fría) para que la preparación se torne brillante y suave. Decora con el orégano.Sirve en soperas amplias, en un recipiente o una manga pastelera coloca la crema, haz unos círculos y con la ayuda de un palillo de dientes forma algunas telarañas, esta sopa está ideal para que la sirvan en Halloween, pero si no festejas sólo sírvela el resto de la temporada del año.Gracias Deccio Serrano por la foto. 🙂

SUPREMA ROSSINI

Gioccino Rossini nació en Pésaro (Italia) en 1792, hijo de una soprano y de un músico, por lo que conoció el mundo del canto y de la música desde su infancia. Fue niño prodigio, hasta el punto de empezar a componer su primera ópera (Demetrio e Polibio) en  1806, con tan sólo 14 años, aunque la concluiría finalmente el año de su estreno en Roma en 1812. Entre 1812 y 1815 estrenó 12 óperas, y el año 1816 fue uno de los más brillantes de su carrera al estrenar consecutivamente Il barbiere di Siviglia (El barbero de Sevilla), La Gazzeta y Otello. En los años posteriores su frenética producción operística siguió creciendo con títulos como La Cenerentola (La Cenicienta), La gazza ladra (La urraca ladrona), Ermione, Zelmira, Semiramide e Il viaggio a Reims hasta alcanzar su cenit con Guillermo Tell (1829), con libreto en francés y tan famosa por su pegadiza y vibrante Obertura como por ser la última ópera que compuso el cisne de Pésaro, tal y como poéticamente se le denominó. Hete aquí que a sus 37 años el maestro, tras haber firmado 39 óperas en 19 años, decide retirarse en la cresta de la ola para dedicarse a la verdadera pasión de su vida, la gastronomía, a la que nunca abandonaría hasta el final de sus días durante los posteriores 39 años hasta su fallecimiento en 1868. Su gran amor por la gastronomía siempre latió desde su Italia natal; y ya cuando llegó a París por primera vez en 1823, su fama como músico le posibilitó conocer a intelectuales franceses amantes de la cocina. En este ambiente de la crème de la crème parisina conoció a quien se convertiría en su gran amigo, el prestigioso chef Antoine Carême, un revolucionario de la cocina y el pilar sobre el que se sustenta la cocina moderna. Carême era por aquel entonces el jefe de cocina de los Rothschild, la nobiliaria familia célebre a su vez por su bodega Château-Lafite. Tras vivir durante 25 años en Bolonia y en Florencia, en 1855 Rossini se instaló definitivamente en París, donde el compositor también se hará célebre por sus banquetes tras conocer al amor de su vida, la pintora Olympe Pélissier, que fue su segunda esposa. Entre ambos organizaban los más fastuosos festines, haciéndose famosas en París las cenas que celebraban todos los sábados en su casa a las que sus invitados –la flor y nata de la época– debían acudir vestidos de rigurosa etiqueta y donde se ofrecían magníficos vinos y platos de pasta cocinada por el propio Rossini. Además de todo un sibarita que se hacía traer las más exquisitas viandas (los  embutidos de Bolonia como su afamada mortadela, los jamones de España o el queso Stilton de Inglaterra) y los mejores vinos de todo el mundo, Rossini era también un excelente cocinero. Gran apasionado del foie y las trufas, todos los platos llamados “Rossini” o “a la Rossini”, llevan alguno de estos ingredientes, como la deliciosa receta que hoy os presento.- Cocer en abundante agua con sal 1 pechuga entera de pollo, unos 15´. Retirar, dejar enfriar y picar muy fino, que quede casi como un puré; añadir 100 grs. de paté de hígado de oca (retirando la gelatina) y mezclar todo bien. Formar unas bolas pequeñas y reservar en la nevera. – Poner en una olla 1 litro de caldo de pollo y 250 ml. de nata líquida, y poner al fuego hasta que empiece a hervir. Salpimentar, añadir 50 grs. de queso emmenthal a daditos o rallado, unas setas troceadas finas, una pizca de nuez moscada y 50 grs. de mantequilla. Dejar cocer suave unos 10-15´.- Servir 5-6 bolitas de pollo y foie en cada plato y cubrir con el caldo caliente.

Conejo en guilindorro

Hace unos días una vecina me pidió la receta del conejo en guilindorro, un plato típico de mi pueblo, Andújar, su madre solía hacerlo pero ella no tenía la receta. Fue entonces cuando me di cuenta de que yo todavía no la había puesto en el blog, así que aquí os la dejo.Ingredientes:-1 conejo-6 dientes de ajo-1 hoja de laurel-1 cucharadita de pimentón dulce-1 cucharadita de orégano-1 cucharadita de tomillo o romero-1/2 vaso de vinagre-pimienta negra molida-1 vaso de agua-3 rebanadas grandes de pan-aceite de oliva-salElaboración:Partimos el conejo en trozos y salpimentamos.En una sartén ponemos un poco de aceite y freímos la mitad de los ajos, pelados pero enteros. Una vez fritos los ponemos en el mortero junto al resto de ajos que nos quedan crudos. En el mismo aceite freímos las rebanadas de pan con cuidado de que no se quemen, cuando estén doraditas las retiramos de la sartén y las ponemos en el mortero junto con los ajos. Añadimos un poco de sal, el orégano y el pimentón; majamos bien e incorporamos el vinagre. Reservamos.En el mismo aceite freímos los trozos de conejo con el tomillo o romero y la hoja de laurel. Cuando la carne haya cogido un bonito color, añadimos el majado del mortero y el vaso de agua. Lo ponemos a fuego fuerte hasta que comience a hervir, bajamos el fuego y lo dejamos hacer hasta que la salsa esté espesita y la carne tierna.¡Queda muy rico!

Galletas blanditas

De galletas tengo unas cuantas recetas publicadas en webosfritos.es, pero ningunas como estas galletas blanditas. Me encantan así, con esta textura, pero como cada horno tiene sus cosas, es importante que lo uses para que sepas cómo se comporta con tus recetas y vayas sacando tus conclusiones.